Se acaba el mes más corto del año, pero intenso con los carnavales, la primera fiesta de mi princesiña en el colegio y otras cosas bonitas que van pasando con las primeras experiencias.

Y este mes os traigo una primera experiencia mía en la cocina, un soufflé de queso, dentro de los retos de locos por Lorraine que realizamos todos los meses.

Mucho miedo había en el grupo a realizar el soufflé, seguro que ya habéis escuchado hablar de su delicadeza, por el aire que lleva con las claras, y lo rápido que se desmoronan o no suben en el horno, vamos que tienen su truqui. Yo he quedado más que contento  para ser la primera vez, nos ha gustado en casa y no ha resultado muy feo estéticamente. Tan sólo he modificado una cosilla con respeto a la receta original, y es tipo de queso, he usado San Simón Da Costa, los que me conocéis ya sabéis que es una de mis debilidades.

Vamos con ello y con la foto que como siempre nos trae Susana


INGREDIENTES

  • Aceite para rociar
  • 25g de mantequilla sin sal 
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 50g harina, y un poco más para espolvorear
  • 1 cucharadita mostaza inglesa en polvo 
  • 300ml leche semidesnatada
  • 100 gramos de queso San Simón da Costa, rayado grueso o picado fino
  • 4 huevos, separadas claras de yemas y 1 clara más
  • 2 cucharaditas cebolletas frescas finamente picadas (o cebollino)
  • Hojas  de tomillo fresco 
  • Sal y pimienta negra recién molida negra
  • Nuez moscada
ELABORACIÓN



Empezamos preparando los moldes para el soufflé, en mi caso he usado esos blancos tan chulos de tamaño individual, la mezcla a mi me ha dado para 4 y un poco más. Es INDISPENSABLE que engrasemos bien el molde para que nuestro soufflé tenga éxito, podéis engrasarlos con mantequilla o con aceite de oliva.

Comenzamos preparando nuestra bechamel,  para ello echamos en la sartén el AOVE y la mantequilla para que se ésta se vaya derritiendo, para a continuación añadir la cebolleta, cuando este pochadita añadimos la harina y la mostaza, previamente tamizadas, no es necesario pero nos viene muy bien para evitar los grumos en la salsa.
Por otro lado vamos calentando la leche para la bechamel, otro truco para evitar los grumos. Además en la leche podemos añadir la corteza de nuestro queso San Simón, bien lavada para que vaya infusionando y potenciando el sabor.
Cuando tenemos pochadita la cebolla y bien rehogado nuestro roux, con la harina y las grasas añadimos la leche caliente, de golpe y removemos con unas varillas para deshacer la harina y vamos trabajando hasta conseguir una bechamel fina y sin grumos. Removemos unos 6 min a fuego lento e incluso fuera del fuego si lo vemos necesario. Salpimentamos y añadimos nuez moscada (opcional)

Cuando tengamos la bechamel conseguida añadimos el queso San Simón, rayado o cortado en taquitos, yo lo he cortado porque es más cómodo y fácil. Removemos hasta que el queso se haya fundido y retiramos del fuego.

Precalentamos el horno con una bandeja dentro a unos 200ºC con ventilador si lo tenemos, la bandeja caliente nos ayudará en ese primer golpe de calor del soufflé. 

Separamos las yemas y las claras, batimos las yemas y les incorporamos el tomillo, no os paséis con él o corremos el riesgo de que predomine demasiado. Incorporamos las yemas con el tomillo a la bechamel con el queso una vez que este atemperada para que no se nos cuajen las yemas.

Montamos las claras a punto de nieve y vamos incorporándolas poco a poco a la mezcla de bechamel y yemas, con cuidado y movimientos envolventes para ir dando aire a la preparación


Rellenamos los moldes unas 3/4 partes y les damos un golpecito para asentar bien el relleno. Los introducimos en el horno  a unos 180 grados con el ventilador. El tiempo estimado son unos 12-15 minutos pero lo mejor es que los vayamos vigilando, viendo su dorado y como suben.



Cuando veamos que están dorados abrimos la puerta del horno y evitamos posibles corrientes de aire que nos perjudiquen a nuestros soufflés



Aquí veis el aspecto antes de quitarlos en el horno, el del medio es ese poquito que nos quedaba, no es que no haya subido. Mi horno empieza a dar problemas y no ayuda a repartir un calor uniforme, pero aún así no tienen mal aspecto.

Las fotos si que tienen defectillos ya que hubo que hacerlas con rapidez para evitar que bajasen demasiado los soufflés... esas manchitas me las perdonáis hoy, vale?  :P


Animaros con ellos y con el queso San Simón da Costa, yo me lo he pasado genial haciéndolos y mejor comiéndolos ;) 



Pasaros a ver que tal lo han hecho mis compis de reto y disfrutarlo




BO PROVEITO, SMACZNEGO!!




SOUFFLÉ DE SAN SIMÓN DA COSTA Y TOMILLO, #RETOLORRAINE



Este mes me he embarcado en otro reto que considero muy interesante, el que nos proponen desde lacocinats.blogspot.com.es cada mes. Se trata de cocinar con un producto "de siempre", febrero era el mes de la patata, yo como gallego no podía faltar a esa cita, aunque he de reconocer que me costó pensar un plato en que la patata fuese la protagonista y algo distinto al mismo tiempo. 

Mi propuesta para el reto #TS son unas patatas rellenas de lacón con grelos, que no deja de ser en realidad una receta de aprovechamiento. Estamos en plena temporada de laconadas, cocidos en mi tierra y siempre es fácil que nos quede algún resto por casa, estas patatas son una alternativa distinta  a las socorridas croquetas de cocido y que en casa suele ser muy bien recibido ;)

INGREDIENTES

Varian mucho dependiendo del enfoque que le demos al plato, entrante, primero cena. Yo calculo que con 2 patatas grandes para 4 personas tenemos un entrante o una cenita más que apañada. 
  • 2 patatas grandes
  • grelos, en este caso hemos usado una lata
  • lacón +-150 gramos picado
  • Queso para cubrir, en mi caso San Simón da Costa
  • AOVE
  • pimentón



ELABORACIÓN


Primero lavamos bien las patatas y las ponemos a cocer en una olla, en mi caso no les he quitado la piel, eso como más os guste. Las tendremos en unos 25-30 minutos dependiendo de la patata, deben estar hechas pero sin deshacerse para poder manipularlas durante el relleno. Cuando estén listas las dejamos enfriar para su manipulación.
 Cuando saquemos las patatas aprovechamos para poner a precalentar el horno con el grill y el ventilador a unos 250ºC.



Ya os dije que la receta es de aprovechamiento, sin embargo para esta ocasión os traigo un producto a mi juicio muy bueno en conserva. Los grelos, y una buena opción para aquellos que no tenéis acceso a ellos, salen francamente buenos, fijaros en que sean grelos de Galicia (sello) y también lleven el sello I.G.P.. Yo hoy he usado los de la firma Rosaleira, y he probado los de Lumieira y Posada con un buen resultado también.


Los sacamos de lata y escurrimos bien el agua en la que vienen. En un sartén con muy poco aceite añadimos medio diente de ajo, lo doramos e incorporamos los grelos a los que les daremos un pequeño salteado, agregamos en el último momento el lacón picado en trozos para que se atempere  y tome sabor. También podríamos  añadir un poco de chorizo sin ningún problema.

Cogemos las patatas, las partimos a la mitad y les hacemos una pequeña base, yo las he pelado ya que en esta época la patata que consigo de Carballo tiene una piel algo basta ya y en casa no gusta mucho. Hacemos un pequeño agujero en el medio de cada mitad, en el agujero pondremos nuestro relleno sin importar si se nos sale un poco por fuera, este plato tiene que quedar con una estética enxebre, rústica.

Cortamos un poco de queso San Simón da Costa, es un queso gallego ahumado con madera de abedul, para mi es uno de mis quesos favoritos, y le dará un toque muy especial a nuestras patatas.



Las metemos en un recipiente apto para el horno con el grill y las dejamos hasta que veamos que el queso se ha fundido y empiece a coger un rico color.



Como toque final  le podemos añadir un chorrito de aceite de pimentón, para darle sabor y color, con o sin pimentón el chorro de AOVE le viene de lujo.



Me ha encantado participar en el reto #TS y trabajar con uno de los productos más conocidos y valorados de mi tierra como es la patata, es uno de los símbolos de Galicia sin duda.

Ya sabéis animaros con la receta y me contáis.para ver las demás recetas de #conpatatasyalolocoTS visitar el siguiente enlace

http://lacocinats.blogspot.com/2015/02/recopilatorio-conpatatasyalolocots.html

BO PROVEITO!!! SMACZNEGO!!!



PATATAS RELLENAS DE LACÓN CON GRELOS, y GRATINADAS CON SAN SIMON DA COSTA , reto #TS


Cuando recibí el correo de Tito proponiéndonos a varios compañeros animar a la perdida de su madre, no dude que quería participar, y rendir este humilde y pequeño homenaje a Mary Luz y a su madre.Mary Luz espero que te guste y que estés pasando lo mejor posible estos duros momentos, un beso muy fuerte.

Tito nos proponía a todos la misma receta, una tarta de queso y fruta, pero daba la casualidad que habia sido mi última entrada. Por este frío y viendo el blog de Mary Luz, he cogido la receta de alubias, que es la segunda más vista de Cuchillito y Tenedor, vamos con ella ya veréis como os gusta, es sencilla y rica.

INGREDIENTES


  • 500 gr. de alubias pintas
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 rama de apio
  • 1/2 pimiento verde
  • 2 zanahorias
  • jamón serrano en tacos (150 gr.+-)
  • 1 tomate maduro ( como ahora no saben a nada he usado concentrado)
  • guindillas verdes (opcional)
  • cebolleta
  • pimentón de la vera
  • AOVE
ELABORACIÓN

El primer paso lo haremos el día anterior y es poner a remojo las alubias, un mínimo de 8-10 horas en abundante agua.




En una olla grande ponemos las alubias, escurridas previamente, en agua fría que las cubra y esperamos al primer hervor para espumar y quitar las impurezas que sueltan las alubias.

Añadimos la zanahoria, el apio picado y la cabeza de ajo así en entero y pinchada con un tenedor para que vaya soltando todo su sabor en nuestro plato.

En una sartén a parte ponemos unas 2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen con la cebolla a fuego suave para que se poche, cuando este transparente añadimos el pimiento verde y luego acabamos con el tomate pelado y en daditos, yo al no tener un tomate rico le añadí una cucharada de concentrado de tomate, al final le añadimos fuera del fuego una cucharada de pimentón dulce de la vera.



Recordar no remover con la cuchara, mejor menear la olla con movimientos circulares con ello ligamos más el puchero y evitamos romper las alubias.

Incorporamos a la cocción el sofrito y el jamón picado. Dejamos que cueza lentamente unas 2 horas y media, cortando un par de veces la cocción con agua fría. Hacia el final rectificamos de sal.



Dejamos que repose y servimos, a mi desde que lo probé en Zarautz me gusta rematar las alubias con un par de guindillas, que dan chispa al plato con su picante y frescor. Y por supuesto cuchara va de la mano con un buen pedazo de pan.

Mary Luz, me ha encantado este plato,y desde esta casa te mandamos un abrazo fuerte y mucho ánimo en estos días. 




Ya sabéis a por ello, y BO PROVEITO!!! SMACZNEGO!!




ALUBIAS PINTAS CON VERDURITAS y JAMON, de Mary Luz Piñeiro,( Cuchillito y Tenedor)




Año nuevo y nuevos propósitos, relacionados con el blog está el de participar más con mis compis en los retos mensuales del grupo de Lorraine Pascale en facebook y así ir aprendiendo cosillas nuevas y pasar un rato divertido con mis compis.

En este mes nos tocaba reto dulce y la elegida fue ésta tarta de queso al horno, rematada con frutos rojos o del bosque e higos en la receta original.
La tarta como veréis es muy fácil de hacer y bastante rápida. Vamos con ella y con la foto del reto que como siempre es de Susana Jurado, graciñas!!!





INGREDIENTES
Para la base
  • 200 gr de galletas, yo use Lotus(esas que nos ponen en muchos sitios con el café)
    pero una digestive aún le irían mejor, usar las que más os gusten
  • 50 gr. de mantequilla
Para la crema
  • 450 gr de queso mascarpone
  • 250 gr. de queso ricotta
  • 200 gr. De nata (usé creme fraiche)
  • 3 huevos
  • 2 cucharadas  y media de maizena o similar
  • azúcar
  • vaina de vainilla o extracto de buena calidad (1 cucharada)
Para decorar
  • Unas cucharadas de azúcar en polvo (2 en mi caso)
  • Frambuesas
  • Arándanos
  • podemos poner también grosellas e higos

ELABORACIÓN

Pesamos y preparamos bien todos los ingredientes, lo primero que haremos es derretir la mantequilla, bien en un cazo o bien en el microondas lo que más cómodo os resulte. Trituramos las galletas y añadimos la mantequilla derretida, las trabajamos formando una pasta que extenderemos por el fondo del molde, (la receta pide de 23cm yo usé de 26 por lo que puse más galletas), previamente habremos forrado el fondo con papel de horno para un desmolde más fácil, y llevamos el molde a la nevera durante unos 20 minutos o más para que se endurezca y mientras vamos preparando la crema.




Aprovechamos y ponemos a precalentar el horno, arriba y abajo, a 170 grados, el mío no tiene esta temperatura por lo cual lo puse a 180.

Añadimos en un bol todos los ingredientes, quesos,nata, huevos, maizena, azucar, vainilla y batimos todo (yo con el robot)  para conseguir una crema, fina, suave pero con cuerpo, asegurando de que el azúcar quede bien integrado. No tengáis prisa cuando creáis que está darle un poco más ;)





Sacamos el molde de la nevera y vertemos en el nuestra rica crema de queso, lo llevamos al horno sobre la rejilla y allí estará unos 40-45 minutos a 170 grados, como os dije yo no tengo esa temperatura así que lo puse a 180 25 minutos y otros 20 a 165.




Pasado este tiempo apagamos el horno, antes comprobamos que este cuajada la crema, y la dejamos en el horno apagado por espacio de una hora. En esa hora es donde la tarta coge consistencia, al apagar veréis que tiembla como un flan y pasada esa hora ya la podemos quitar y desmoldar.





Decoramos como más nos guste, la receta original llevaba casi medio kilo de frutos variados, en casa nos gusta más discreto y con menos fruta así que con unas cuantas frambuesas y arándanos apañamos, y además con el precio que llevan... Espolvoreamos con la ayuda de un colador el azúcar el polvo y ya tenemos nuestro paisaje nevado para tarta de queso, mascarpone y ricotta con frutos del bosque.




No dejéis de visitar a las compis de reto y sus tartas, todos le damos nuestro toque sin querer o queriendo ;)


Animaros a hacerla porque está muy rica y es muy sencilla.




BO PROVEITO, SMACZNEGO!!!

TARTA DE QUESO CON FRUTOS DEL BOSQUE, RETO LORRAINE PASCALE



Si hay algo que me gusta del invierno y del frío es tomarme un buen plato de cuchara e ir probando diferentes toques dentro de ellos siempre con la base de las recetas que he visto siempre en casa.
 De niño esto no era tanto disfrute, hoy os traigo unas lentejas cuya relación con ellas ha ido cambiando con la edad, en casa no me gustaban por los tropezones y si en cambio en el comedor del colegio que sólo era agua con sabor y lentejas, ya sabéis , cosas de críos... Sin embargo me he animado a enseñaros las que ultimamente tomamos en casa y que han hecho que Ania, #miprincesiña se anime y le guste que papi haga lentejas, ya sabéis que no hay mejor catador que un peque, a Ania sólo le gustan cuando hacemos lentejas de las buenas :)

INGREDIENTES

  • Lentejas de buena calidad, nuestras preferidas son las de la Armuña, las cantidades no sabría deciros nosotros solemos hacer muchas para comer varios días o bien guardar en tuppers para congelar.
  • Chorizo (podemos meter alguno picantito)
  • Jamón serrano en taquitos
  • Panceta o bacon en taquitos
  • Patata
  • Zanahoria
  • 1 puñado de arroz (opcional)
  • Cebolla
  • Curry al gusto




ELABORACIÓN

Pondremos a remojo la noche anterior o unas cuantas horas antes las lentejas en un bol amplio con agua fría.




En una olla ponemos a pochar la cebolla, también podemos poner un diente de ajo, yo no le puse porque a la peque no le gusta mucho. Mientras pocha la cebolla vamos picando el resto de ingredientes, zanahoria, chorizo, jamón y panceta y los vamos añadiendo para rehogarlos y que así suden y suelten más sabor.  Añadimos las lentejas y cubrimos con agua.

Mientras empieza a hervir vamos espumando nuestras lentejas y desgrasando al mismo tiempo, este paso es fundamental para que el sabor sea más fino y agradable. Añadimos ahora un poco de curry para que vaya tomando color y sabor.






A falta de 20 minutos añadimos la patata y el arroz si así lo deseamos, con el arroz se consigue asimilar mejor el hierro de las lentejas.

En los últimos minutos rectificamos de sal y le damos el toque de curry que nos guste, podemos añadir algo de pimentón si vemos que los chorizos no han soltado mucho jugo. El tiempo total de cocción de las lentejas varía dependiendo del agua o de la lenteja, estas las tenemos en poco menos de 1 hora. También las podemos poner en olla rápida y tenerlas en 20 minutos pero a mi me gusta mucho más así.







Ya veis que darle un pequeño toque a un plato tradicional es sencillo y permite variar el sabor, por supuesto casi todos los ingredientes son opcionales y vuestro gusto ir probando variaciones y me lo contáis. Ah por favor acompañarlas de un buen trozo de pan!!




BO PROVEITO, SMACZNEGO!!!!




LENTEJAS CON CURRY



Como ya os comenté en la anterior entrada si algo es típico en las navidades polacas, son los dulces, nada que ver con nuestros turrones, mazapanes, son algo más caseros, aunque hoy en día hacemos turrones caseros, en mi casa nunca hubo un postre típico casero relacionado con estas fechas, sin embargo desde que soy medio polaco hay varios ya.

Hoy queremos compartir con vosotros uno de ellos, desde que Asia y yo estamos juntos ya forma parte de mi casa, es Makowiec, un rollo fantástico ,relleno de semilla de amapola, para mi como muchas cosas toda una novedad y una explosión de sabor diferente y rico en la boca,ya veréis que siguiendo los pasos nos saldrá muy bien y muy bueno. Aquí os dejo un enlace de la wikipedia sobre él, también hay una versión en el libro de pan casero de Iban Yarza, aquí os dejamos la receta de la familia, con ella nos saldrán 3 estupendos rollos.


INGREDIENTES



Para la pasta de semilla de amapolas o Mak
  • 500 gramos de semilla de amapolas (puede ser un poco más)
  • 1 vaso de azúcar (de los de nocilla)
  • 125 gr. de mantequilla
  • 1 cucharada sopera de harina de patata, de pudding o de maizena
  • Unas gotas o chorrito de aroma de almendra
  • un puñado de uvas pasas (al gusto)
  • unas pocas nueces (al gusto)
  • 1 clara montada a pto. de nieve, para el final
Para la masa del rollo
  • 100 gr de levadura fresca
  • 600 gr. de harina (hemos usado de repostería)
  • 250 gr. de mantequilla
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 vaso de leche
Para poner por encima del rollo - KRUSZONKA
  • 1/2 vaso de harina
  • 1/3 vaso de azúcar
  • 65 gr. de mantequilla +- , 1/4  del taco de 250 gr. para hacernos una idea
Para la glasa
  • azúcar glas
  • zumo de 1/2 limón


ELABORACIÓN


Arrancamos, como veis son varios pasos a hacer pero no resultan difíciles llevando un orden llegaremos a tener nuestro MAKOWIEC listo, no tengáis miedo porque salgan 3 rollos, podremos quedar bien con amigos y vecinos, además se conervan hasta 4 días sin problemas, más no sabría deciros porque no se ha dado el caso en todos estes años :P



Primero nos pondremos a preparar la pasta de semilla de amapolas o MAK , para conseguirlas lo mejor es una herboristería necesitaremos varios paquetitos yo sólo las he encontrado en envases de 150 gramos, en Polonia se venden en formatos de 500gr y 1 kilo, con otro precio además, pero por lo menos lo podemos conseguir ;). Bien ponemos en remojo nuestras semillas EN AGUA HIRVIENDO  como si se tratase de unos garbanzos y las dejamos en ella unas 12h como mínimo para que se vayan hidratando. Transcurrido ese tiempo las escurrimos y les hacemos una doble pasada por una picadora de carne para conseguir todavía una masa más fina.





Con la masa obtenida de picar 2 veces las semillas la juntamos con el resto de ingredientes, es decir, pasas, nueces troceadas, el aroma etc.. y la llevamos al fuego hasta que se integren todos los ingredientes y nos quede una pasta bien homogénea(nos va a burbujear no preocuparse, sólo que no se nos pegue). Al final el añadimos la clara montada, suavemente para darle el mayor aire posible y ligereza y la llevamos a enfriar a la nevera.





Una vez tenemos  nuestra pasta de MAK  nos ponemos a preparar la masa para enrollarlo, empezamos poniendo en un cazo la leche al fuego, cuando ésta esté tibia la retiramos y desmenuzamos la levadura en la leche y para ayudarla en su trabajo, le añadimos un poco de harina y de azúcar y la dejamos trabajando unos 20 minutos, hasta que observemos que está subiendo la mezcla por el trabajo de la levadura.




Amasamos todo en un cuenco, añadiendo primero la harina, el azúcar, la mantequilla derretida no muy caliente, el fermento, azúcar, sal, huevos y leche. Amasamos bien todo y lo envolvemos en un paño atando bien las terminaciones y lo sumergimos en un bol con agua fría hasta que salga a la superficie.

La sacamos para la encimera o para la superficie donde soláis amasar, nosotros lo hacemos sobre un protector de la firma tupperware, la superficie la tendremos previamente enharinada para que no se nos pegue nuestra masa, que en este punto es muy húmeda y cuesta un poco trabajar, vamos amasando hasta que tenga más elasticidad y la dividimos en tres partes.



Cogemos cada una de las partes y la estiramos con ayuda del rodillo, y les vamos añadiendo el relleno de nuestra masa de MAK, lo vamos enrollando con cuidado y situando cada rollo en la bandeja de horno


Antes de meterlos en el horno les haremos un corte con el cuchillo de arriba a abajo y en él colocaremos la kruszonka. Para elaborarla simplemente amasamos todo hasta que esté blando y luego vamos colocando pegotes.


Introducimos en el horno previamente precalentado a 180ºC,  estarán en el horno 60 minutos más o menos (dependiendo del horno) a unos 160-170ºC 


Este es el maravilloso aspecto una vez transcurrido el tiempo de horneado. Dejamos enfriar y preparamos nuestra glasa con azúcar en polvo y el zumo de medio limón para extenderla sobre los makowiec una vez que han enfriado.



Sólo nos queda cortar, servir y comer. Es un bocado diferente y muy rico, espero que os animéis a hacerlo.



BO PROVEITO, SMACZNEGO!!!

ROLLO DE SEMILLAS DE AMAPOLA. MAKOWIEC






Hoy os traigo una delicia de tarta,  junto con makowiec es la tarta que más me sorprendió de las que probé caseras de mi familia polaca. Y es que junta dos de las cosas que más me gustan,  el queso y el chocolate. El sabor es intenso y maravilloso, fuerte a chocolate y la textura y suavidad del queso, además ahora cuenta con el añadido de ser la tarta favorita de mi princesiña junto con los brownies. Es una de las tartas que siempre está presente en las fiestas familiares como Navidad y Pascua. 
Sernik en polaco significa tarta de queso, en el blog ya tenéis otra con melocotones en almíbar,  ésta sería "sernik z czekolada"
Es un poco laboriosa pero no muy complicada y con un resultado espectacular.


INGREDIENTES

Para la base y cubierta
  • 2 vasos de harina (300 gr)
  • 250 gr. de mantequilla
  • 4 cucharadas de cacao, yo uso el de Valor
  • 2 cucharadas de postre de polvo de hornear, o sea la "levadura" tipo Royal
  • 3 huevos L
  • 1 vaso de azúcar (200 gr)
  • 2 cucharadas de ron añejo

Para la crema o masa de queso
  • 1 kg de queso ricotta o un requesón con textura similar
  • 150 gr de mantequilla
  • 1/2 vaso de azúcar en polvo (100 gr)
  • 5 huevos L
  • 1 cucharadita de polvo de hornear, levadura tipo Royal
  • 3 cucharadas de harina de patata o maizena, o bien un sobre de pudding, flan de vainilla
  • 1 cucharadita de esencia o aroma de vainilla
  • zumo de medio limón

Cobertura de cacao (opcional), Opcional pero muy recomendable, aumentamos el sabor a choco y tapamos posibles defectos que nos ocurran al desmoldar la tarta.
  • 90 gr de mantequilla
  • 2 cucharadas de agua fría
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 o 2  cucharadas colmadas de cacao

Molde de 28cm de diámetro, redondo y desmontable. Mantequilla, harina o pan rallado para encamisarlo



ELABORACIÓN


Antes de ir con la elaboración os haré unas aclaraciones sobre los ingredientes, las equivalencias en gramos no son tan exactas como en otras recetas, nosotros en casa la tarta la hacemos midiendo en vasos, del tamaño de los de la nocilla de antes más o menos, aunque yo he pesado los ingredientes y vienen a ser esas cantidades.
El queso que se usa en Polonia es requesón, pero la textura es muy diferente a la de aquí, después de probar varios quesos el que más se asemeja es el ricotta y mirando en webs de polacos en el extranjero, es el queso que más usan cuando no consiguen el usado en Polonia.
Otro de lo más difícil e encontrar aquí es la harina de patata (que no fécula), mi suegra es partidaria de usar un sobre de pudding de vainilla (de esos de lidl) o bien preparado de flan, para los que no os gusten estos productos (aunque creerme que el resultado es casi inapreciable), lo podemos cambiar por maizena , también es un recurso que leo que usan emigrantes polacos para esta tarta( no ha sido el caso en esta tarta) Ya sabes Loly ;)

Bien, ya que tenemos todo vamos a ello .Si recordáis la otra tarta de queso separábamos dos masas para su elaboración, aquí es algo parecido. 

Empezamos haciendo nuestra base de cacao, tamizamos la harina, cacao y la levadura química. Añadimos la mantequilla cortada en trozos pequeños y lo trabajamos como si acuchillasemos la masa, dejamos un agujero en el medio. 
Montamos los huevos con el azúcar y la añadimos a la mezcla anterior,  sin echar en el agujero y la trabajamos hasta que estén todos los ingredientes bien integrados y tengamos una masa homogénea.  

Dividimos la masa en dos partes  una de 2/3 y la otra del tercio restante. 



Llevamos la masa al congelador unas 5h, o mejor de un día para otro, el caso es que este perfectamente congelada.



Preparamos ahora la crema de queso, separamos las yemas y las claras de los huevos.
Mezclamos la mantequilla con el azúcar,  este paso es importante debe quedar muy suave y muy bien integrada el azúcar.  Sin dejar de batir vamos incorporando las yemas, 
el queso, la harina de patata (o lo que usemos), la esencia de vainilla,  polvo de hornear, el zumo de limón y el ron. Trabajamos todo hasta que nos quede una masa muy suave y lisa.
Montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos con mucho cuidado para no perder el aire que hemos conseguido al montarlas.



Precalentamos el horno a 200 grados y encamisamos el molde con la mantequilla y el pan rallado o la harina.
Sacamos la masa del congelador y rallamos por el lado grueso del rallador la parte más grande de la masa, que será nuestra base.





 Vertemos sobre ella la preparación con el queso y acabamos rallando la otra parte que tenemos de la masa de cacao.


Introducimos en el horno , tardará más o menos 1 hora, ya sabéis que cada horno es un mundo, la colocaremos un poco más abajo del medio para que no se queme la parte superior.  Probamos con el palillo, que húmedo va a salir por el queso, pero no debe estar liquido y debemos notar que
la base está hecha.

Dejamos enfriar y desmoldamos. Servimos con la base del molde ya que pesa demasiado y se puede desmoronar, en casa al menos no nos atrevemos a quitarla de la base... Allá vosotros si os atrevéis ;)


Cubrimos con cobertura de cacao(opcional) pero  muy recomendable ya que disimulamos alguna imperfección que pueda aparecer y acentuamos el sabor a chocolate.
Para la cobertura introducimos los ingredientes en un cazo y removemos sin parar hasta conseguir una cobertura fina y brillante para rematar nuestra maravilla. Por encima  y por los laterales la extendemos





Espero que os animéis a probarla, porque es una delicia, ya os digo, en casa es una de nuestras preferidas y es espectacular sin duda.

Bo Proveito!! Smacznego!!



SERNIK Z CZEKOLADA (Tarta de queso y chocolate)